martes, 9 de septiembre de 2014

Bases Neurobiológicas del Lenguaje


      Dentro del lenguaje humano podemos distinguir dos tipos de lenguaje: el receptivo y el expresivo. El lenguaje receptivo es el que nos permite entender las palabras habladas o escritas.

      La onda sonora y la luminosa llegan a la cóclea y a la retina y se transforma en una señal eléctrica (impulso nervioso) y a través de los nervios viajan al encéfalo.

      Mediante el lenguaje expresivo realizamos determinados movimientos motores, que nos permite pronunciar palabras y escribir, dando un significado.

       En el lenguaje humano hay muchas estructuras cerebrales implicadas en el lenguaje que no sólo ofrecen un complicado sistema lingüístico, sino que además hay como un desarrollo neuromuscular que nos permite expresarlo. El fin último del lenguaje es que haya comunicación con significado, tanto del habla como de la escritura.

      Una de las estrategias del estudio del lenguaje humano es que la mayor parte de las habilidades lingüísticas estén situadas en un hemisferio, a este fenómeno se le llama lateralización.

LATERALIZACIÓN

    La conducta verbal está lateralizada en el hemisferio cerebral izquierdo. La mayoría de las dificultades o problemas en el lenguaje vienen determinados por lesiones en este hemisferio del cerebro. Una de las formas mejores para determinar la dominancia del lenguaje (el hemisferio dominante del lenguaje) es mediante la administración del test de Wada, también llamado test de Amital-Sódico.

     En el test de Wada se administra a través de la carótida un anestésico llamado Amital-sódico o Amobarbital. Esta administración se hace a sujetos que se van a someter a una cirugía. La administración de este anestésico se hace en dos sesiones independientes para diferenciar el efecto en cada uno de los dos hemisferios del cerebro.

      En un primer momento se inyecta el Amital-sódico en la carótida derecha, con lo cual el hemisferio derecho se queda sedado, con lo cual al pedirle al paciente que levante los brazos, mueva las manos y empiece a hablar, si es éste el hemisferio dominante en el habla, que es lo menos frecuente, baja la mano izquierda y el sujeto dejaría de hablar.

       Si el anestésico se inyecta en la carótida izquierda, el hemisferio izquierdo quedaría sedado, y si éste fuera el dominante en el habla, que es lo más frecuente, el sujeto bajaría la mano derecha y dejaría de hablar.

En más del 95% de los diestros el hemisferio dominante es el izquierdo. En zurdos el hemisferio izquierdo.

 

ESTRUCTURAS CEREBRALES EN EL LENGUAJE
  Ganglios Basales: Son una composición subcortical que están compuestos por tres núcleos:
    • Núcleo Caudado
    • Núcleo Putamen
    • Globo Pálido
      El Caudado y el Putamen juntos forman el estriado. Todos estos núcleos están implicados en el control de los movimientos.
     Clásicamente hay tres regiones en el córtex asociativo que están implicadas en la actividad lingüística. 
  • Área de Broca:
      Esta área está implicada en el lenguaje articulatorio, pero hay recientes estudios han descubierto que una afectación limitada en el área de Broca producen una afasia de Broca transitoria y con problemas articulatorios leves. Necesita de lesiones más extensas para que haya una afasia de Broca persistente, tiene que coger estructuras como:
    • Corteza motora inferior
    • Lóbulo Parietal inferior
    • La Ínsula
    • El Estriado

  • Área de Wernicke:
      Está implicada en la comprensión del lenguaje. En el procesamiento fonológico está implicado el lóbulo Parietal inferior y el área supramarginal.

      El área de Broca y el Área de Wernicke están unidas mediante las fibras del fascículo arqueado. Una lesión en este fascículo provoca un déficit en la repetición del lenguaje oral.

  • Pliego Curvo o Giro Angular:
      Está implicado en la lectura (entre otras) y constituye una zona de unión témporo-parieto-occipital.
      Aunque no sólo estas estructuras están implicadas, también tienen conexiones con estructuras subcorticales que están implicadas en el lenguaje, como por ejemplo, ganglios basales y el tálamo. Una afectación de estos núcleos o de la fibra que lo conectan con las regiones implicadas en el lenguaje provocaría problemas afásicos.

Modelo Wernicke-Geschind. Componentes 


1.-Corteza visual 1ª (17)
2.-Giro angular (39)
3.-Corteza auditiva 1ª (41)
4.-Área de Wernicke (22)
5.-Fascículo arqueado
6.-Área de Broca (44)
7.-Corteza motora 1ª (4)


      
  
    

      En el lenguaje hablado la señal auditiva llega a la corteza auditiva 1ª (41) --> Se transmite la información al área de Wernicke (22) para la comprensión del mensaje.

       Si es necesario que se dé una respuesta verbal, en la misma área de Wernicke (22) se elaboraba ese mensaje y se manda las órdenes necesarias al área de Broca (44) mediante el fascículo arqueado, y será el área de Broca (44) la que programará los movimientos articulatorios necesarios para el lenguaje.

       En el lenguaje escrito/leído la señal llega primero a la corteza visual 1ª (17) --> Giro angular izquierdo (39) --> Esa señal visual se transforma en código auditivo --> Área de Wernicke (22) para su comprensión.